Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

¿Por qué lo mató? El mal de uno, el mal del otro

Se declaró una persona culpable, pero no se supo qué hubo detrás de la muerte de Eduardo Calderón.

Hidadi solo habló un día en las audiencias del juicio oral. Foto: Edwards Santos Cruz

Por: Jean Carlos Díaz/Crítica -

La muerte de Eduardo Alberto Calderón Ramos, que marcó su inicio en las instalaciones del hotel El Panamá, entre el 6 y 7 de julio de 2018, sigue estando incierta, ¿por qué y a qué se debió su deceso? Son dos interrogantes que no pudieron ser resueltas durante las ocho sesiones de juicio oral contra Hidadi Santos Saavedra Rodríguez.

Se querían como hermanos, fueron criados bajo la figura de un padre que aunque no llevaban la misma sangre los acostumbró a que el mal de uno era el mal del otro. De esa manera se mantuvieron Hidadi y “Eduardito” o “La Mona” como en vida lo apodaban, durante los 20 años que llevaban de conocerse.

Fue ese aspecto, uno de los que más dudas deja de lo que pudo haber pasado para que un hermano (de crianza) muriera en manos de su ser querido.

Aunque Hidadi Saavedra fue declarado culpable este viernes de homicidio doloso agravado, los familiares de Calderón, el público en las audiencias y tal vez hasta el propio jurado de conciencia; seis mujeres y dos hombres, querían conocer cuál fue el motivo de la muerte de “Eduardito”, pero eso seguirá siendo un secreto bien guardado que puede esconderse en la memoria de su amigo y hermano, y la tumba de Calderón.

Leer También: Agarran a uno en Gualaca
No dijo lo que se esperaba

Hidadi fue el único acusado de la muerte de quien en vida consideró como un hermano, y quien compartió con él sus últimos momentos de vida, mientras estaban en un casino, tomando cervezas y disfrutando de la noche del 6 y madrugada del 7 de julio de 2018.

En la última fase del juicio oral, en los alegatos, Hidadi tuvo la oportunidad de expresar su sentir ante el Tribunal de Juicio Oral y los jurados de conciencia. Todos esperaban que revelara qué había pasado.

Saavedra solo basó sus señalamientos en la supuesta mala investigación que había realizado el Ministerio Público (MP), el amor que sentía hacia su hermano-amigo Eduardo y sus seres queridos, al igual que la familia a quien aún seguía amando y formaban parte de su corazón.

También dijo que no recordaba lo que pasó la madrugada del 7 de julio, cuando Eduardo fue encontrado en un charco de su propia sangre, a un costado de las escaleras del área de las cabañas que conduce a la habitación 47.

Esto hace que el crimen de Calderón deje una historia sin resolver, manteniendo cuestionamientos de que si su muerte fue provocada de manera accidental o por un hecho que había sido predeterminado.

Podría Ver: Asalto a mano armada a carro de reparto en Transístmica de Colón
Alguien pagará por su muerte

Aunque Hidadi deberá pagar una condena de prisión por la muerte de “La Mona”, que se produjo por un trauma craneoencefálico severo que le produjo hemorragias intracraneales y se le fracturó uno de los huesos más duros del cuerpo humano, que cubre el encéfalo, no se supo y tal vez tampoco se llegará a saber, lo que concluyó un trágico episodio que hoy en día mantiene a las familias Saavedra y Ramos divididas.

Juicio oral

Fueron ocho largas sesiones de juicio oral en el Sistema Penal Acusatorio (SPA) en plaza Ágora, la mayoría en la sala de audiencias #1 y dos en el salón #3.

Las audiencias iniciaban puntualmente a las 9:00 a.m. y se extendían algunas hasta pasada las 7:00 u 8:00 de la noche.

Trabajadores del hotel, familiares de la víctima y el imputado, unidades de la Policía Nacional, peritos, médicos, psiquiatras, entre otros fueron las personas que desfilaron por el estrado del juicio oral.

Ninguno de ellos señaló haber visto pelear a Hidadi y Eduardo, lo que deja aún más dudas en que la muerte pudo haber sido luego de que estos tuvieran algún tipo de diferencia y decidieran irse a los puños, pero uno resultó herido gravemente.

La Fiscalía de Homicidio y Femicidio del área metropolitana aportó cerca de 27 pruebas testimoniales, 20 documentales y 13 periciales. La defensa se adhirió a todo el método probatorio y aprovechó su oportunidad en el contrainterrogatorio.

Al final el MP desistió de 12 pruebas testimoniales, 11 periciales, tres documentales y cuatro evidencias materiales.

La defensa de Hidadi a cargo de Holanda Polo, desahogó algunas de las pruebas rechazadas por el fiscal Emeldo Márquez y al final desistió de unas de esas.

Los testimonios que fueron ofrecidos a los jurados de conciencia llegaron a una sola conclusión y es que entre Hidadi y Eduardo habían aspectos en común como el amor entre sus familias, las fiestas, arranques y un último festejo que dejó tristeza no solo en el lado de los Ramos, sino también en los Saavedra, porque hay una hija de Hidadi, quien es familia de algunos de los hermanos de “Eduardito”.

Leer También: Cuatro delincuentes roban en Lumicentro de vía Brasil
Padre Cosca no lleva ventajas en el proceso

Una vez confirmada la culpabilidad de Hidadi Santos Saavedra, la situación jurídica del padre David Cosca está aún más difícil de lo que estuvo el 20 de junio del presente, cuando el juez de garantías Adrían Hernández, le imputó cargos por el presunto delito de encubrimiento.

Esto se logró gracias a la ruptura procesal que tuvo la investigación por los hechos ocurridos la madrugada del 7 de julio en el hotel El Panamá.

Cosca deberá acudir nuevamente a las instalaciones del SPA para cumplir con su participación en la fase intermedia.

La investigación se le concedió un plazo de cuatro meses, por lo que para diciembre próximo ya debe iniciar la segunda etapa del proceso.

Al comprobarse la culpabilidad de Hidadi, el padre Cosca pudiera ser procesado, debido a que se avaló el delito por el cual él fue sancionado.

Su abogado, Javier Quintero, considera que desde el inicio esta investigación fue creada para cuestionar la figura del sacerdote (separado) Cosca, quien nada tiene que ver en ángulos que nada tienen que ver en un proceso penal.

El fiscal superior de Homicidio y Femicidio, Emeldo Márquez, anunció que en este caso se practican algunas diligencias.

Además: Balean a comerciante en intento de robo en minisúper

Aún se desconoce cuántos años estará preso

La suerte está echada para Hidadi Santos Saavedra, en manos del Tribunal de Juicio Oral está la decisión de la cantidad de años que deberá pasar en prisión por el homicidio de Eduardo Calderón.

El Ministerio Público solicita la pena máxima de 30 años, pero eso solo se conocerá el próximo lunes 19, cuando se de la lectura de sentencia, a las 2:00 p.m., en el Sistema Penal Acusatorio.

Publicidad

Saavedra se mantenía privado de libertad desde el 21 de julio de 2018, cuando se le imputaron cargos. Actualmente se mantiene recluido en La Joya.

Blaisdell: Cosca, audiencia díficil

La abogada Sarai Blaisdell, quien en su momento formó parte de los hechos investigados en el hotel El Panamá, al ser defensora de Valentín Calderón, considera que con la representación de la abogada Holanda Polo, se demostraron algunas carencias del Ministerio Público.

A su juicio, antes de escoger realizar el juicio oral con un jurado de conciencia debió pensar acogerse a la vía del derecho porque “el jurado de conciencia no va a hacer una valoración probatoria, sino más bien la valoración que tú proyectes”, acotó.

Considera que no había pruebas suficiente para una sentencia condenatoria.

Valentín Calderón, fue el primero quien vio el cuerpo de Eduardo Calderón, tirado boca abajo en el piso, cerca a las escaleras de las cabañas. Dio avisó al personal del hotel y tomó algunas fotografías del hecho sangriento. Formó parte de las investigaciones como testigo.

En cuanto a la situación del padre David Cosca, con la ruptura y posterior imputación tendrá una audiencia difícil de fase intermedia porque ya hay pruebas que van a sostener ese encubrimiento, “creo que la audiencia en diciembre va a ser un poco comprometedora para él”, indicó.

El Ministerio Público ha reiterado que lograron comprobar su teoría del caso desde el día #1.

Lea También: Dos aprehendidos a bordo de lancha con supuesta droga
Las piezas claves

Eduardo Alberto Calderón Ramos, de 36 años, fue  la víctima, quien falleció en el Hospital Santo Tomás, luego de ser trasladado en una ambulancia del Servicio  de Emergencia Médica Móvil, por un trauma craneoencéfalico severo que le produjo hemorragia intracraneal.

Hidadi Santos Saavedra Rodríguez, de 43 años, es la persona quien estuvo con Eduardo tomándose unos tragos y fiestando en el hotel El Panamá, antes de  su muerte.

Saavedra fue declarado culpable por un jurado de conciencia de homicidio doloso agravado.

El padre separado David Cosca fue quien el 6 de julio de 2018 reservó la habitación #47 del área de las cabañas en el hotel El Panamá, en donde Hidadi, su exnovia Marlene Rodríguez y Eduardo compartieron un par de cervezas y por propuesta de Saavedra pretendían tener un trío.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content