Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Grifina no dejaría región guna si resulta ser Mónica Serrano

Por: Yorlenne Morales / Crítica Impreso -

Grifina López, la joven mestiza criada en la región guna de Wargandi y que se presume sea Mónica Milagros Serrano García, no pretende abandonar la comunidad indígena en caso de que la prueba de ADN confirme que en efecto es la niña que desapareció hace 17 años.

Ya han transcurrido 5 días desde que a Grifina se le practicó una prueba de ADN en el Laboratorio Clínico Genetix. Mónica Serrano tenía solo 18 meses de edad cuando desapareció de la casa de su abuela en Loma Bonita, en Vista Alegre de Arraiján, un 8 de febrero de 2003.

Publicidad

El Laboratorio Clínico Genetix, S.A. es una institución privada creada en el año 2000. Sus pruebas son reconocidas por los estamentos legales panameños y pertenecen a la Sociedad Internacional de Genética Forense.

El abogado Héctor Huertas detalló que aún no tiene ni siquiera de manera extraoficial los resultados, puesto que en la clínica laboratorio dieron 10 días para conocer esa información. Indicó que una vez se tenga los resultados, lo darán a conocer a la faz del país a través de una conferencia de prensa.

“El tío-abuelo está 100 % seguro que el resultado de la prueba de ADN saldrá positivo”, dijo el abogado Huertas. Se refería a Osvaldo “Papelón” García, un tío abuelo de Mónica que fue miembro de la PTJ y que se acercó hasta el área indígena junto a su hija Delcidia García, una vez un miembro del Senafront alertara sobre el parecido de Grifina con Mónica, desaparecida hace 17 años.

Aunque se sabe que Grifina vivió por dos años en Tocumen antes de llegar a Wargandi con una mujer guna, el abogado Huertas indicó que nadie ha revelado cómo llegó a ese poblado. “La comunidad está muy afectada, ni los hermanastros, ni ella, nadie sabe ni dice cómo llegó, ademas me comunicaron que no van hablar con ningún medio de comunicación... Toda la información será suministrada a través de mi persona como representante legal”, añadió Huertas.

El jurista reveló que Grifina López le comunicó que si la prueba de ADN resulta se positiva, no se piensa ir de la comunidad donde creció. “Ella está casada y tiene una hija, está integrada completamente a la comunidad y dice que ella no se va de ahí, ella se quedará ahí si sale positivo”.

“Conocerá a sus padres para mantener una relación normal con ellos, pero no piensa abandonar la comunidad, ella ya es adulta y puede tomar sus propias decisiones”, expresó Huertas en base a lo que le ha comunicado Grifina referente a la posibilidad de que resulte ser Mónica Serrano.

Sin embargo, Huertas dijo que tanto Mónica García como Castor Serrano, padres de la pequeña desaparecida, no han tenido acercamiento con el como abogado indígena y de la comunidad. Su actitud ha sido totalmente hermética.

“Todo lo que ha trascendido lo ha hecho mi tío (Osvaldo García) sin consultar con nosotros que somos los padres de Mónica, desconocemos que prueba de ADN ha hecho él, ni que respuestas o detalles ha recabado”, ha expresado la señora García.

Grifina y Mónica comparten algunos elementos comunes: ambas son blancas, cabello rojizo y marcas en el rostro. El hecho de que la guna quien se alega fue su madre la habría dado a luz a los 40 años es algo poco probable, aunque no imposible.

Desde que se conoció sobre la joven que podría ser Mónica Serrano, las unidades de Senafront se han mantenido custodiando y resguardando el área de Quebrada Calí, donde se encuentra Grifina.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content