Casas de citas: una reapertura íntima, pero precavida

Gel alcoholado y nebulización en habitaciones son parte de los nuevos protocolos de limpieza de las casas de citas o “push buttons” en Panamá que están ansiosos por reabrir.
Casas de citas: una reapertura íntima, pero precavida

Por: Ana Cristina Quinchoa -

Contar con un espacio privado para la intimidad en pareja quedó en segundo plano para algunos cuando inició la pandemia. Las casas de citas, de ocasión, moteles o 'push buttons' en Panamá, se vieron obligados a suspender sus operaciones como otros establecimientos, para evitar la propagación de la COVID-19.

Después de casi seis meses bajo estrictas medidas y basados en las cifras del coronavirus en el país, las autoridades de Salud comunicaron que Panamá se encuentra en una etapa hacia ‘la nueva normalidad’, por lo que decidieron levantar las restricciones de movilidad por cédula, eliminar cercos sanitarios y anunciaron fechas establecidas para la reactivación de algunos sectores económicos de forma gradual.

Publicidad

Una fecha que destacó fue el 12 de octubre, porque finaliza el toque de queda (incluyendo el domingo) y se autoriza la reapertura de la aviación internacional, hoteles, hostales rurales, casas de citas, entre otros, siempre y cuando las cifras de contagiados por COVID-19 no aumenten en septiembre, de acuerdo con las autoridades de Salud.

LEE TAMBIÉN: Entrevista a un empacador de supermercado: ‘No cualquiera empaca’

Después del anuncio, la reapertura de las casas de ocasión fue uno de los temas más comentados. Para algunos, la fecha es lejana y estos lugares deberían abrir antes, porque en las habitaciones solo entran en pareja y no hay aglomeración de personas.

Se preparan para reabrir

Aunque por su naturaleza no pueden tomar la temperatura a sus clientes como lo hacen otros negocios, las casas de citas han puesto en marcha o reforzado sus medidas de bioseguridad con el deseo de volver a operar.

Durante un recorrido en el "push" Las Cascadas, se pudo observar dispensadores de gel alcoholado en la entrada de cada habitación, la compra de cajas de mascarillas y guantes desechables y la impresión de folletos que promueven el lavado de manos y el distanciamiento de dos metros, los cuales se colocarán en las paredes una vez puedan reabrir. El lugar permanece limpio, a pesar de estar cerrado desde el 22 de marzo.



‘Los asociados estamos listos para la reapertura mañana mismo’, dijo Manuel García, presidente de la Asociación Iberoamericana de Panamá (Asipa), una entidad que agrupa alrededor de 32 propietarios de casas de ocasión en todo el país.

En los ‘push buttons’, los clientes nunca tienen contacto con los colaboradores, aun así, han realizado adecuaciones, recordó García. ‘El cliente tendrá su gel alcoholado en su habitación, pero la protección es de la persona”, dijo.

TE PUEDE INTERESAR: Cuarentena y ley seca: las reacciones del organismo a la ausencia de alcohol

El presidente explicó que en Las Cascadas es obligatorio el uso de la mascarilla y el gel alcoholado entre sus colaboradores. Aseguró que en dicho establecimiento ya tenían altos estándares en limpieza antes de la crisis sanitaria, porque cuando una pareja se retira de una habitación se procede a limpiar: se retiran las sábanas, almohadas y toallas, se trapea el piso con cloro, y se limpia el baño y las áreas del cuarto.

De hecho, cuentan con lavadoras industriales para desinfectar sábanas y fundas para que sean usadas nuevamente sin problemas.

Mientras, el administrador de la casa de alojamiento ocasional Royal Garden Suites y asociado de Asipa, Alejandro Alonso, indicó que siempre han sido muy estrictos con la limpieza, ya que el protocolo regular cuando los huéspedes se retiran de una habitación es trapear el piso con agua mezclada con desinfectante de amonio cuaternario, limpiar el baño y cambiar sábanas y toallas, pero cuando reabran las instalaciones, también van a desinfectar las manillas de las puertas, la nevera, el control remoto de la televisión y el teléfono para más seguridad.

Juan Giráldez, administrador del Residencial Los Arcos, mencionó que han investigado mucho sobre el tema de desinfección y pondrán en práctica las medidas que empresas con la misma actividad están utilizando, como la toma de temperatura en la entrada, desinfección de suelas de zapatos, aplicación de gel alcoholado, uso de mascarillas obligatorias en zonas comunes para clientes y colaboradores y nebulización regular en las habitaciones y pasillos.

‘Desde el día uno que tuvimos que cerrar hemos trabajado cada día para adecuar nuestras instalaciones para la reapertura y regresar a la nueva realidad’, indicó Giráldez. Además, adelantó que van a innovar en el ingreso a las habitaciones con el uso de la metodología ‘check-in’ sin contacto, donde no será necesario que los clientes pasen por recepción. Una vez listo, lo detallarán a través de sus redes sociales.

Lo que dicta Salud

Un informe del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) explica los protocolos que deben seguir las casas de citas en su reapertura, entre ellas se encuentran:

-Las sábanas deben ser cambiadas después del uso de cada huésped y deben ser lavadas con agua caliente, con los mayores estándares de limpieza.

-Se debe desinfectar las áreas comunes de los establecimientos, considerando la limpieza de superficies, como máquinas dispensadoras, puertas, etc.

-En caso de que algún huésped notifique tener síntomas de COVID-19 dentro de las instalaciones, se deberá pedir a la persona que se mantenga en la habitación y el trabajador se encargará de llamar a las autoridades competentes.

Con ansias de volver a operar

Para los asociados de Asipa, el cierre de las casas de ocasión no ha sido nada fácil, porque muchos han tenido que sacar dinero de sus ahorros para mantener los establecimientos en buen estado, mientras permanecen cerrados de forma obligatoria por motivo de la pandemia.

LEE ADEMÁS: En atención al cliente, ¿asistente virtual o humano?

Al menos, se han gastado cinco mil dólares por negocio, de acuerdo con García, ya que han tenido que seguir pagando los impuestos municipales, la luz, la jardinería, el agua, e incluso a compañías de seguridad para la vigilancia de los establecimientos que permanecen sin actividad.

‘Me gustaría que las autoridades de Salud hicieran visitas de inspección a las casas de citas para que vean que contamos con todas las medidas necesarias para iniciar labores, también para que nuestros colaboradores puedan empezar a trabajar y para que nosotros empecemos a generar ingresos, porque hasta ahora, todo ha sido gastos y si seguimos en esto, será muy difícil la reapertura’, manifestó el presidente de Asipa.

Alejandro Alonso también está en el mismo panorama. Ha tenido que recurrir a sus ahorros para apoyar a los colaboradores y proveedores, pues, para el administrador de Royal Garden Suites, las empresas son como familia, por eso se deben apoyar en las buenas y en las malas.

Alonso explicó además, que el cierre de las casas de ocasión ha puesto a muchas parejas en riesgo, porque personas se están dedicando al negocio de manera ilegal, incumpliendo las normas de Salud, mientras que el gremio de Asipa, cuenta con el comité de Salud e Higiene y la implementación de los nuevos protocolos de bioseguridad, pero aún permanecen cerrados.

Giráldez, de Los Arcos, también ha tenido que sostener el negocio con sus ahorros y el de sus socios. No solo deja de percibir ingresos, sino que deben hacer frente a una serie de gastos y obligaciones todos los meses, tomando en cuenta que Los Arcos permanece cerrado desde el 21 de marzo. Giráldez mencionó que ha percibido el cariño de los clientes hacia Los Arcos, porque muchos le han contactado por redes sociales, incluso en persona para conocer cuándo abrirán.

Contenido Premium: 
1